Skip to content

[:ca]GOVERNANÇA O LA CRISI DEL SECTOR PÚBLIC[:es]GOBERNANZA O LA CRISIS DEL SECTOR PÚBLICO[:en]GOVERNANCE OR PUBLIC SECTOR CRISIS[:]

[:ca]*  Hem estructurat la correlació d’articles de Hänsel* i Gretel* en uns CICLES que ens permeten generar relats paral·lels sobre l’anàlisi d’allò que està passant a la ciutat. Aquests cicles poden ser curts o llargs en funció del tema que toquin o de l’interès que despertin. Alguns seran més amatents a l’actualitat cultural de la ciutat i altres versaran més sobre els grans debats culturals. En tot cas, alguns es tancaran i a partir d’ells podrem generar documents d’anàlisi; d’altres poden quedar oberts subjectes a l’aportació de noves capes successives de coneixement.

* Els articles es publiquen en l’idioma original en que l’autor els ha escrit.

** El motivu del cicle Governança o la crisi del sector públic és entendre que un dels elements clau de les institucions públiques i els seus equipaments culturals (MACBA, L’Auditori, MNAC, Liceu, TNC, etcètera) és la seva bona governança i funcionament eficient. Estem vivint una etapa de renovació institucional provocada per noves mirades polítiques, nous compromisos ciutadans, amb una crisi econòmica que encara cueja, la constant tensió política Catalunya versus Espanya, i la queixa d’algunes veus sobre la pèrdua de projectes globals d’impuls per part de la ciutat. Des de Hänsel* i Gretel* volem reflexionar sobre la necessitat d’una bona governança institucional per potenciar culturalment Barcelona.

*

LLUÍS CABRERA – GRANDES, MEDIANOS, PEQUEÑOS

Una vez finiquitado el siglo XX y caminando por el XXI es anacrónico considerar los equipamientos culturales por tamaño y titularidad.

Todavía hay sectores sociales y políticos que consideran que un gran equipamiento cultural es aquel que depende económicamente de las instituciones públicas. Error que comporta, de entrada, una discriminación ante el resto del ecosistema cultural catalán, rico por su variedad de propuestas y rico por las diferentes maneras de gestionarlo.

Desde la transición política nuestros representantes políticos, al margen de sus ideologías, han ido construyendo un entramado cultural a partir de lo que directamente controlan. Más tarde fueron teniendo en cuenta a la iniciativa privada, pero estigmatizándola con aquello del ánimo de lucro: el que se limita a pagar las nóminas de las personas contratadas por empresas, cooperativas, fundaciones o asociaciones. Todo en el mismo saco y sin distinguir el trabajo de suplencia que, en incontables casos, se ha venido efectuando sin el reconocimiento institucional que se merece y sin poder participar en las decisiones que desde la política se toman.

Catalunya, que presume de su sociedad civil, cuando se trata del mundo de la cultura, sobre todo de aquel que se desarrolla a partir de parámetros no institucionales, la ha relegado a un papel subalterno, impropio de una nación que eleva a categoría la condición de empresario. Se han vivido momentos de auténtica oscuridad en el sector cultural por el hecho de trabajar desde la privada.

Los vaivenes políticos, tanto en el Ayuntamiento como en la Generalitat, hasta el año 2000, no facultaron cambios en la relación entre gestión pública / gestión privada. A partir de ese año, una parte del sector musical de iniciativa social-privada, el que construye a partir de la música popular, se rebela y consigue cierta escucha. Aun así, nunca ha dispuesto de los mecanismos de interlocución que sí tuvo siempre el mundo del teatro o del cine.

No es de recibo que las Administraciones Públicas tengan, año tras año, una parte del presupuesto dedicado a cultura, hipotecada por su implicación en los Consorcios Públicos de los Grandes Equipamientos Culturales. Es cierto que las partidas destinadas a cada uno de estos equipamientos son públicas. Pero también es cierto que con sólo echarles un vistazo, en algunos casos no en todos, a la vista le entra tembleque y a la mente cierto vértigo.

Además es muy complejo saber lo que estos Grandes Equipamientos dedican al mantenimiento de su estructura fija –personal-, lo invertido en programación propia y los ingresos por alquiler del espacio.

No podemos seguir con dicotomías entre grandes, medianos y pequeños. El sector cultural no se puede permitir discriminaciones. Se admite la pirámide cultural, por eso reivindicamos el papel de la base (muchos pequeños) y el que se sitúa en zonas intermedias (medianos).

Tan sólo una buena armonía entre la gestión pública de la cultura con la que crece desde ámbitos privados, hará florecer unas plantas con nervio y energía suficientes que permitan a Catalunya llevar adelante su anhelo: poner a la cultura en el núcleo de su desarrollo económico, social y artístico: un país competitivo en aspectos como los sentimientos, el espíritu y la trascendencia.

A todos nos corresponde abrir vías de colaboración, luchar por unos presupuestos más equilibrados y ajustar nuestros sueldos a una realidad social de extrema vulnerabilidad para amplios sectores de la sociedad catalana.

Lluís Cabrera Sánchez és president de la Fundació Taller de Músics

*

 [:es]*  Hemos estructurado la correlación de artículos de Hänsel* i Gretel* en unos CICLOS que nos permiten generar relatos paralelos sobre el análisis de aquello que está sucediendo en la ciudad. Estos ciclos pueden ser cortos o largos en función del tema o del interés que despierten. Algunos estarán más atentos a la actualidad cultural de la ciudad y otras versarán más sobre los grandes debates culturales. En todo caso, algunos se cerrarán y a partir de ellos podremos generar documentos de análisis; otros pueden quedar abiertos, sujetos a la aportación de nuevas capas sucesivas de conocimiento.

* Los artículos se publican en el idioma original en que el autor los ha escrito.

El motivo del ciclo Gobernanza o la crisis del sector público es entender que uno de los elementos clave de las instituciones públicas y sus equipamientos culturales (MACBA, L’Auditori, MNAC, Liceu, TNC, etcétera) es su buena gobernanza y funcionamiento eficiente. Estamos viviendo una etapa de renovación institucional provocada por nuevas miradas políticas, nuevos compromisos ciudadanos, con una crisis económica que aún colea, la constante tensión política Cataluña versus España, y la queja de algunas voces sobre la pérdida de proyectos globales de impulso para parte de la ciudad. Desde Hänsel* i Gretel* queremos reflexionar sobre la necesidad de una buena gobernanza institucional para potenciar culturalmente Barcelona.

*

LLUÍS CABRERA – GRANDES, MEDIANOS, PEQUEÑOS

Una vez finiquitado el siglo XX y caminando por el XXI es anacrónico considerar los equipamientos culturales por tamaño y titularidad.

Todavía hay sectores sociales y políticos que consideran que un gran equipamiento cultural es aquel que depende económicamente de las instituciones públicas. Error que comporta, de entrada, una discriminación ante el resto del ecosistema cultural catalán, rico por su variedad de propuestas y rico por las diferentes maneras de gestionarlo.

Desde la transición política nuestros representantes políticos, al margen de sus ideologías, han ido construyendo un entramado cultural a partir de lo que directamente controlan. Más tarde fueron teniendo en cuenta a la iniciativa privada, pero estigmatizándola con aquello del ánimo de lucro: el que se limita a pagar las nóminas de las personas contratadas por empresas, cooperativas, fundaciones o asociaciones. Todo en el mismo saco y sin distinguir el trabajo de suplencia que, en incontables casos, se ha venido efectuando sin el reconocimiento institucional que se merece y sin poder participar en las decisiones que desde la política se toman.

Catalunya, que presume de su sociedad civil, cuando se trata del mundo de la cultura, sobre todo de aquel que se desarrolla a partir de parámetros no institucionales, la ha relegado a un papel subalterno, impropio de una nación que eleva a categoría la condición de empresario. Se han vivido momentos de auténtica oscuridad en el sector cultural por el hecho de trabajar desde la privada.

Los vaivenes políticos, tanto en el Ayuntamiento como en la Generalitat, hasta el año 2000, no facultaron cambios en la relación entre gestión pública / gestión privada. A partir de ese año, una parte del sector musical de iniciativa social-privada, el que construye a partir de la música popular, se rebela y consigue cierta escucha. Aun así, nunca ha dispuesto de los mecanismos de interlocución que sí tuvo siempre el mundo del teatro o del cine.

No es de recibo que las Administraciones Públicas tengan, año tras año, una parte del presupuesto dedicado a cultura, hipotecada por su implicación en los Consorcios Públicos de los Grandes Equipamientos Culturales. Es cierto que las partidas destinadas a cada uno de estos equipamientos son públicas. Pero también es cierto que con sólo echarles un vistazo, en algunos casos no en todos, a la vista le entra tembleque y a la mente cierto vértigo.

Además es muy complejo saber lo que estos Grandes Equipamientos dedican al mantenimiento de su estructura fija –personal-, lo invertido en programación propia y los ingresos por alquiler del espacio.

No podemos seguir con dicotomías entre grandes, medianos y pequeños. El sector cultural no se puede permitir discriminaciones. Se admite la pirámide cultural, por eso reivindicamos el papel de la base (muchos pequeños) y el que se sitúa en zonas intermedias (medianos).

Tan sólo una buena armonía entre la gestión pública de la cultura con la que crece desde ámbitos privados, hará florecer unas plantas con nervio y energía suficientes que permitan a Catalunya llevar adelante su anhelo: poner a la cultura en el núcleo de su desarrollo económico, social y artístico: un país competitivo en aspectos como los sentimientos, el espíritu y la trascendencia.

A todos nos corresponde abrir vías de colaboración, luchar por unos presupuestos más equilibrados y ajustar nuestros sueldos a una realidad social de extrema vulnerabilidad para amplios sectores de la sociedad catalana.

Lluís Cabrera Sánchez és president de la Fundació Taller de Músics

*

 [:en]*  We have structured the Hänsel* i Gretel* articles in CYCLES which enable us to create parallel short stories on what is happening in the city. These cycles can either be short or long depending on the subject matter or the interest aroused. Some will pay more attention to the city’s cultural news and others will relate to the big cultural debates. In any event, some will close and from them we will be able to generate analytical documents, some others may remain open and subject to the addition of new layers of knowledge.

* The articles are published in the language originally used by the author.

** The reason for the cycle Governance or the crisis of the public sector is to understand that the importance of public institutions of culture and its facilities (MACBA, L’Auditori, MNAC, Liceu, TNC, etc.), is based on good governance and efficient running. We are living a phase of institutional renovation caused by new political views, new civic responsibilities in the framework of the lasting effects of the  economic crisis, the political tension between Catalonia and Spain and the complaints by some about the loss of global projects propelled by the public administration. Hänsel* i Gretel* wants to reflect on the need of a good institutional governance to strengthen Barcelona culturally.

*

LLUÍS CABRERA – GRANDES, MEDIANOS, PEQUEÑOS

Una vez finiquitado el siglo XX y caminando por el XXI es anacrónico considerar los equipamientos culturales por tamaño y titularidad.

Todavía hay sectores sociales y políticos que consideran que un gran equipamiento cultural es aquel que depende económicamente de las instituciones públicas. Error que comporta, de entrada, una discriminación ante el resto del ecosistema cultural catalán, rico por su variedad de propuestas y rico por las diferentes maneras de gestionarlo.

Desde la transición política nuestros representantes políticos, al margen de sus ideologías, han ido construyendo un entramado cultural a partir de lo que directamente controlan. Más tarde fueron teniendo en cuenta a la iniciativa privada, pero estigmatizándola con aquello del ánimo de lucro: el que se limita a pagar las nóminas de las personas contratadas por empresas, cooperativas, fundaciones o asociaciones. Todo en el mismo saco y sin distinguir el trabajo de suplencia que, en incontables casos, se ha venido efectuando sin el reconocimiento institucional que se merece y sin poder participar en las decisiones que desde la política se toman.

Catalunya, que presume de su sociedad civil, cuando se trata del mundo de la cultura, sobre todo de aquel que se desarrolla a partir de parámetros no institucionales, la ha relegado a un papel subalterno, impropio de una nación que eleva a categoría la condición de empresario. Se han vivido momentos de auténtica oscuridad en el sector cultural por el hecho de trabajar desde la privada.

Los vaivenes políticos, tanto en el Ayuntamiento como en la Generalitat, hasta el año 2000, no facultaron cambios en la relación entre gestión pública / gestión privada. A partir de ese año, una parte del sector musical de iniciativa social-privada, el que construye a partir de la música popular, se rebela y consigue cierta escucha. Aun así, nunca ha dispuesto de los mecanismos de interlocución que sí tuvo siempre el mundo del teatro o del cine.

No es de recibo que las Administraciones Públicas tengan, año tras año, una parte del presupuesto dedicado a cultura, hipotecada por su implicación en los Consorcios Públicos de los Grandes Equipamientos Culturales. Es cierto que las partidas destinadas a cada uno de estos equipamientos son públicas. Pero también es cierto que con sólo echarles un vistazo, en algunos casos no en todos, a la vista le entra tembleque y a la mente cierto vértigo.

Además es muy complejo saber lo que estos Grandes Equipamientos dedican al mantenimiento de su estructura fija –personal-, lo invertido en programación propia y los ingresos por alquiler del espacio.

No podemos seguir con dicotomías entre grandes, medianos y pequeños. El sector cultural no se puede permitir discriminaciones. Se admite la pirámide cultural, por eso reivindicamos el papel de la base (muchos pequeños) y el que se sitúa en zonas intermedias (medianos).

Tan sólo una buena armonía entre la gestión pública de la cultura con la que crece desde ámbitos privados, hará florecer unas plantas con nervio y energía suficientes que permitan a Catalunya llevar adelante su anhelo: poner a la cultura en el núcleo de su desarrollo económico, social y artístico: un país competitivo en aspectos como los sentimientos, el espíritu y la trascendencia.

A todos nos corresponde abrir vías de colaboración, luchar por unos presupuestos más equilibrados y ajustar nuestros sueldos a una realidad social de extrema vulnerabilidad para amplios sectores de la sociedad catalana.

Lluís Cabrera Sánchez és president de la Fundació Taller de Músics

*

 [:]

Simple Share Buttons